Buscar
  • Instituto RoBre

Aprendizaje Emocional

Entendemos por aprendizaje cualquier variación en las conexiones entre neuronas que pueda generarse a través de la información teórica, práctica o experiencia de la vida y que produzcan cambios en el pensamiento y comportamiento.

Mientras aprendemos hay redes o circuitos neuronales que sostienen el aprendizaje. Estas redes pueden construirse, modificarse, eliminarse o potenciarse voluntaria o involuntariamente gracias a NEUROPLASTICIDAD.


En lo que aprendizaje se refiere podemos identificar dos formas de aprender: la primera es el aprendizaje Emocional y la segunda es llamada aprendizaje cognitivo- ejecutivo.

El aprendizaje emocional, es rápido, no se olvida, es inconsciente y no requiere esfuerzo. Las emociones son las que abren la puerta para que el aprendizaje se dé, y este se a través de la experiencia.


Mientras que el aprendizaje cognitivo- ejecutivo tiene un factor emocional y un factor intelectual. Esta forma de aprendizaje es lento, fácil de olvidar, consciente y requiere esfuerzo. Para lograr este aprendizaje es necesario lograr acceder a las funciones es de la corteza prefrontal.


La corteza prefrontal es la encargada de las funciones es ejecutivas, tales como razonar, pensar, evaluar, vetar impulsos emocionales, auto observarse, ver a futuro, hacer planes, trazar estrategias, comunicarse a través del lenguaje, automotivarse. En resumen esta conduce a actividades cognitivas ejecutivas.

Sin embargo debemos tomar en cuanta que sólo podemos acceder a estas habilidades de la corteza prefrontal cuando la experiencia es emocionalmente neutra, además que llega a alcanzar su madurez alrededor de los 21 años de edad.




14 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 Instituto Neurociencias RoBre. 

Proudly created by Juglar Creative Studio