Buscar

El camino hacia la armonía familiar

LIMITES

El camino hacia la armonía familiar

Para ti, ¿Qué es poner límites a los hijos?... Yo en mi mente puedo imaginar grandes rótulos de NO, PELIGRO, PROHIBIDO PASAR…

La propuesta del día de hoy la hago teniendo en mente tres de las presuposiciones de la Programación Neurolingüística. Estas son:


1) Respeta el mapa de mundo de cada persona, esto se refiere a que todos experimentamos el mundo y las experiencias de forma diferente.


2) Todos respondemos a nuestro mapa de mundo, no necesariamente a la realidad. Si todos experimentamos el mundo de forma diferente todos vamos a reaccionar de forma diferente a las situaciones de la vida.


3) Todos nuestros comportamientos están orientados a la adaptación. Siempre nuestro comportamiento será el que consideramos mejor y más adecuado en el momento de realizarlo y va a depender de las herramientas y los recursos que tengamos en ese momento.

Te voy a pedir por un momento que sigas mis instrucciones:


- No pienses en un elefante morado con anteojos oscuros

- No grites

- No tire cosas

Dígame, ¿qué imagen si vino a su mente?, verdad que pensó en el elefante morado, y que cada no generó una imagen mental de la conducta no deseada??? Estar diciendo que no envía el mensaje erróneo a nuestra mente y programamos nuestra mente y la de nuestros hijos para realizar la conducta que queremos evitar.

¿Qué tal si en lugar de grandes rótulos con prohibiciones creamos un sendero? Un sendero por donde nuestra familia pueda transitar tranquilamente y de forma segura. Y si digo nuestra familia por que lograr conductas adecuadas en nuestros hijos depende de que nosotros como padres y madres seamos congruentes y coherentes. Que lo que pedimos este alineado con nuestro comportamiento. Como pedir a mi hijo o a mi hija que se despegue de los electrónicos si yo paso el día pegada al celular y a las redes sociales. Como pedir a mis hijos que no griten, si se lo estoy pidiendo a gritos.

Bueno pero este sendero ¿de que se trata?

Este sendero se crea con valores. La palabra valor viene del latín valere que significa ser fuerte.


Si nos ponemos a pensar detrás de cada comportamiento, incluso detrás de nuestros pensamientos y sentimientos se encuentra algún tipo de valor. Desde que somos niños, los valores se van integrando en nosotros y se convierten en pautas de conducta. Y estas son las que regirán nuestras conductas y decisiones en la vida adulta.


Los valores se generan y se adoptan a partir de experiencias significativas, de ahí la importancia de la coherencia. De ahí la importancia de vivir los valores, más que hablar de ellos. Si uno de mis valores es la generosidad, más que hablar de cómo ser generoso, debo participar e incluir a mis hijos e hijas en la práctica de la generosidad.

Vivir una vida con valores es lograr como seres humanos una existencia equilibrada, inteligente y feliz.

Pregúntate:

§ ¿Qué he hecho para que mi hijo o mi hija tenga los valores que van a guiarlo a tener una vida de felicidad y éxito?

§ ¿Qué comportamiento tengo en casa?

§ ¿Qué comportamiento y que digo de mi pareja? ¿de mis compañeros de trabajo? ¿de mi jefe o de las personas que tengo a cargo?

Tips para crear este sendero de valores:

- Hagan una reflexión en familia y elijan cuales valores serán los pilares de su hogar

- Busque conscientemente que su forma de actuar y de hablar sea coherente con los valores elegidos.

- Procure crear un ambiente familiar que fomente y potencie los valores

Recuerde que lo que usted desee que sean sus hijos o hijas debe serlo usted primero, ya que ellos son reflejo suyo y usted es el principal modelo que tienen.

También es importante tener en cuenta que los valores se integran a nuestras vidas por convencimiento de que es lo correcto y esto se logra solo a través de las experiencias significativas asociadas a ellos. Ni los premios ni los castigos son la vía a una vida con valores. El comportamiento enseña más que las palabras.

La idea de educar dentro de este sendero es educar chicos y chicas reflexivos, capaces de reconocer cuando sus acciones son coherentes y cuando no, es enseñarles a que sean capaces de autoanalizarse y corregirse volviendo al sendero. Si ellos crecen con amor, respeto, tolerancia (por mencionar algunos a manera de ejemplo), se sentirán cómodos en ambientes que promuevan estos valores y con personas que promuevan estos valores; y buscarán alejarse de lugares y personas que no vivan estos valores.

Los valores son como una armadura de protección ante las diferentes situaciones de la vida. Ellos no impedirán que en ocasiones nuestro hijos e hijas caigan en el barro, pero sí harán que salgan más fácilmente de él y lo menos sucios posible.

Recuerda que todo lo que quieras que sean tus hijos o hijas debes serlo tu primero.

24 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 Instituto Neurociencias RoBre. 

Proudly created by Juglar Creative Studio